Historia

La Asociación de Pesebristas de Barcelona se la decana del pesebrismo, mundial. Su fundación se remonta en el año 1863.

La primera noticía que se tiene, de La Asociación de Pesebristas de Barcelona es la publicada a el Diario de Barcelona, conocido popularmente por el Brusi.

El día 9 de febrero del 1862, bajo el título de Fundación de una Sociedad de Pesebristas a imitación de otra anterior“no de estos días ha habido una reunión de aficionados a Belenes, la cual ha tenido por objeto constituir una especie de sociedad, entre cuyas bases, iguales o parecidas a las que ya existían antiguamente, es notable la de que todos y cada uno de sus miembros se obligan a poner de manifiesto cada año el respectivo Belén; que los días de iluminación serán distintos teniendo particular cuidado en que estén repartidos en los diferentes días de la semana y que cada uno destinará una noche exclusivamente para los asociados, quienes podrán hacer en el acto todas cuantas observaciones o censuras tengan por conveniente acerca de la distribución de los respectivos belenes, a fin de que estos vayan adquiriendo cada año mayor gusto y novedad.”

*Hacemos notar que el escrito hace referencia que ya existía anteriormente una entidad mas antigua

La segunda referencia que se tiene es del mismo diario con fecha 17 de noviembre de 1863 en la que se relata La Sociedad de Aficionados a los Belenes, da normas artisticas. “Anteayer celebraron una reunión los aficionados a Belenes de esta capital, con el objeto de ponerse de acuerdo acerca del modo de construir aquellos artísticamente. Parece que para ello acordaron ciertas bases que servirán mucho para que se presenten con la debida propiedad.”

Del año siguiente ya hay referencia del hecho que los estatutos están hechos. La noticia se titula Estatutos de la Sociedad de Pesebristas. En ella s’escriu: “Hemos visto los estatutos por los que se rige la sociedad de pesebristas de esta capital. Por su primer artículo todos los pesebristas asociados contraen la obligación de hacer Belén y de iluminarlo, a lo menos seis noches, desde el día 26 de diciembre hasta el dos de febrero de cada año, a menos de haber sobrevenido alguna desgracia de familia que lo impida. Los demás articulos contienen obligaciones y privilegios de Pesebristas. El tribunal de clasificación se titula “Tribunal de la gaita”, y su Presidente el Gaita 1º. Termina el cuaderno de dichos estatutos con las prescripciones que deben tener presentes los Pesebristas para que el Belén produzca el golpe de vista artístico que desea el autor.”

En aquella época los pesebres se iluminaban con luces de petróleo o de óleo (gresolets), y como que eran necesarios una preparación y cura especiales, no podían iluminarlos en todo momento, y solo lo hacían en determinados días, que eran los que señalaban para ser visitados.

Los estatutos, aparte de temas relacionados con el funcionamiento de la entidad, contienen artículos muy curiosos como uno que dice que se excluye toda discusión y polémica sobre cuestiones religiosas y políticas, y otro que en las reuniones que tengan los pesebristas no se admite ningún juego de cartas, ni de dados, ni de azar, ni mucho menos de los prohibidos en buena sociedad.

También se curioso el que dice el artículo 15: El pesebrista que tenga mal humor en alguna de las reuniones que se celebre, pagará una prenda de seis reales de vellón, y si reincide, se le enseñará el camino de la puerta. No deja de ser significativo el que dicen los artículos 20 y el 21: Si llegara se caso (Manantial no lo permita), de que tuviera de ser expulsado de la Asociación alguno de sus individuos, todos los asociados llevarán luto por espacio de tres días. Este luto consistirá en una aguja de pecho de ningún negro, clavada a la parte interior del chaleco.

En referencia a los pesebres hace una serie de Prescripciones que hace falta tengan en cuenta los señores pesebristas al hacer sus pesebres.

El principal de un pesebre se el paisaje, contribuye al buen efecto del paisaje: el cielo, el color, las montañas, la iluminación, el arbolado, y por último, las figuras.

En el paisaje debe buscarse la naturalidad y contraste de unos términos con otros. Las montañas, que se vean alejadas del horizonte. El color de las montañas contribuirá al buen efecto, sobre todo si se hace de forma que indique estar iluminadas por el sol, que al tiempo que aclara unos puntos deja otros más o menos oscuros. Las sombras muy entendidas, en todo paisaje, tienen gran importancia, renacen los puntos iluminados y alejan los términos, engañando la vista del observador. Tendrá un mal efecto conservar un mismo tono de color, puesto que la natura presenta diferentes tonos en una extensión algo ancha, que es el que se trata de imitar.

El arbolado exige cierta cura. Basta con que se posen árboles en primero y segundo término para el buen efecto del conjunto.

Las figuras contribuyen a que un pesebre se presente completo. Sin ellas el paisaje sería triste y no tendría término de comparación. Será siempre de buen efecto que las figuras no tengan más de tres cuartos de palmo. Con figuras grandes, las grandes cumbres parecerían montañitas y, estas, montones de tierra, los ríes torrentes y las empolles agujeros.

Por bueno que sea un paisaje no producirá buen efecto si el cielo no es muy pintado. Se recomienda a los pesebristas que no quieran ahorrar unos cuántos dinero necesario para tener celo de su propiedad.

La iluminación de un pesebre es otra de las partes más importantes. Si en primer término es bueno posar poca luz, no pasa el mismo en el segundo y menos en el tercero, aumentando la luz en el horizonte.  Se a decir, la luz va creciendo por grados a medida que se aparta del que mira, y va acercándose al horizonte.

Todo pesebrista debe de recordarse que cuando se contempla la natura, el fondo del paisaje siempre se ve a la altura de la vista, cuando llega al horizonte. Hasta el mar y todo sube al nivel de la vista si se mira desde la cumbre de una montaña, por alta que sea.

Hace un buen efecto empezar un paisaje a poca altura y bajarlo o subirlo, según sea la composición que se adopte, pero siempre el horizonte debe de estar al nivel de la vista.

Como ley general, puede establecerse que no deben de buscarse efectos que no sean naturales, siempre la verdad. El pesebre debe hacerse de forma que tenga la aprobación de un buen paisajista y que el mismo pueda ser enseñado a una señorita que a un sacerdote.

Entre los socios fundadores de esta Sociedad había representantes de todos los estamentos sociales. Salvador Bordas, el primer presidente, era galonero de oro, Joan Bastinos era editor, Josep Oriol Mestres era arquitecto, (entre sus obras destacan la remodelación del edificio de la Fundición al final de la Rambla y la fachada de la Catedral de Barcelona).

Artistas como Joan Roig i Soler y Domènech Talarn y Limpiadera, Miquel Tusquelles y Tarragó. Antoni Bou era mozo de café o Josep Sentias cobrador de las sillas de la iglesia de Santo Just y Pastor. Otros socios fueran Narciso Anglada, Ramon Boada, Juli Casañes, Albert Esteve y Ros, Domènec Estreicher, Constantí Grau, Josep y Antoni Mestres, Pere Roca, Joan Serra, Ramón Serra, Joan Surroca, Joan Urgell, y Joan Vila.

La asociación durante estos 150 años ha tenido diferentes domicilios sociales. Hasta el 1927, la asociación estuvo domiciliada en el domicilio del Presidente, a partir de este año, debido al crecimiento de la asociación, se llegó a un acuerdo con la Academia de la Juventud Católica, para alquilar unas dependencias de su morada de la calle de Rivadeneyra, al pasar los años de la guerra civil, la sede social pasa en la calle Cana n.º 35 y mes tarde, en 1946, en la calle Paraíso, n.º 3 hasta el mes de marzo de este año que pasa en el Palau Mercader, en la calle Lledó, n.º 11.

A lo largo de estos años la Asociación ha adquirido una ingente cantidad figuras de pesebre desde las mas sencillas y populares hasta las de los escultores más importantes y representativos como Ramon Amadeu, Domènec Talarn, Josep Ginés, Salvador Masdeu, Linus Felix, Lambert Escaler, Pere Teixidor, Miquel Tusquelles, Marti Castells, Antoni Campuzano, Lluís Carratalà, Josep Mª Brull, Daniel José, Josep Traité, Manuel Muns, Pere Catà, Josep Marcè, etc. También reúne objetos y documentos de todo aquello que directamente o indirecta tiene que ver con el pesebre y el pesebrismo. son presentes figuras otras zonas de la Península, Europa, África y América. Una buena parte de estas se deben a una selecta colección que Josep M. Garrudo dio a la Entidad.

 

La Asociación te una magnifica biblioteca de libros, revistas, folletines y conserva toda la documentación, impresos, memorias de las actividades, sobre pesebrismo celebrados no solo en Barcelona sino en muchos lugares del país. El archivo documental se completa con magníficas colecciones de carteles, felicitaciones de Navidad o estampas. No falta la sección fotográfica, con documentos gráficos de todos los pesebres que a lo largo de su historia la entidad ha realizado.

Ahora hace ciento años, en 1912, Antoni Moliné asentó las bases del que tenía que ser un salto cualitativo en la técnica de la construcción de los pesebres, la técnica del diorama artístico. Esta nueva manera de presentar los pesebres consiste al limitar la visión desde un suelto punto de vista como si se tratas de un escenario, utilizar la tiza en vez del corcho y el papel y la utilización de la perspectiva. Su condición de precursor y de innovador, de hacer investigación en este ámbito lo ha convertido en el padre de la llamada Escuela de Barcelona. En la actualidad, esta escuela es valorada y apreciada en todo el mundo siendo muchas las entidades pesebristas que la cultivan y la usan.

 

El sábado 31 de mayo de 1952 Reunidos a la sala municipal del Instituto Municipal de Historia (Archivo Histórico de la Ciudad) de Barcelona los representantes de asociaciones pesebrísticas internacionales de España, Italia, Francia Austria, Inglaterra, Portugal Bolivia, Chile, Brasil y Estados Unidos. España estaba representada por Barcelona, San Sebastian y Madrid. Se funda una federación internacional bajo el nombre de “Universalis Foederatio Praesepistica” UNO-FOE-PRAE. Los objetivos de la cual sueño: Cultivar la promoción y difusión de la tradición del pesebre con todos los aspectos religiosos y folclóricos, respetando y reconociendo la diversidad cultural de las diferentes regiones del mundo. El objetivo esencial de la organización es mantener, revitalizar y fomentar el pesebrismo como tradición y diversidad artística, promoviendo su progreso y desarrollo. Otro de los objetivos era lo de promover la creación de nuevas asociaciones.

Posteriormente se celebraron 2 congresos mas Barcelona, uno en 1957 y otro el 2003 en motivo del 50e. Cumpleaños de la fundación.